Diego Osorio in El Mundo

Diego Osorio is featured in El Mundo’s ‘Golden Singles’ Section.

Diego Osorio en “Solteros de Oro” de La Otra Crónica de El Mundo.

Diego Osorio, el modelo noble

Aristócrata de cuna, jugador de polo y ahora también modelo. Diego Osorio (30) recibió una cuidada educación británica en la capital londinense. Compartió colegio, aunque no aula, con los príncipes Guillermo y Enrique. Es licenciado en Administración de Empresas y en Finanzas Internacionales. Desde hace casi dos años compagina los negocios con la moda. Su agencia Sight le escoge cuidadosamente los trabajos. Ha participado en catálogos de Ralph Laurent, Hackett y Belstaff. No se considera modelo: “Es algo que me interesa y me divierte, lo que para mí significan las siglas I+D”, reconoce Osorio. Heredó de su padre, ya fallecido, su amor por el polo. Ahora la firma de moda Hackett es también la patrocinadora de su equipo de polo.

Saltó a la fama como el novio de Ana Boyer, la hija pequeña de Isabel Preysler. Por entonces ambos formaban parte del mismo grupo de jovenes de la jet madrileña. Con ella estuvo saliendo durante casi tres años. Pero la cosa no funcionó. Unos meses después de la ruptura, los paparazzi le pillaron de vacaciones en Formentera con la modelo Eugenia Silva, ocho años mayor que él. Tiempo después, la maniquí volvió con su ex, Alfonso de Borbón, del que espera una niña. Osorio puso tierra de por medio y se marchó a Nueva York. “Considero que es un ciudad llena de oportunidades y me ayuda mucho en mi profesión”, asegura a LOC.

Desde allí vigila de cerca su business español. Es socio de Multi Family Office (MFO & Partners), una empresa de gestión de patrimonios. Con Olivia de Borbón también compartió paseos y confidencias durante un fin de semana neoyorquino. Sólo fue eso. La última vez que se le vio acompañado fue en el Másters Series Madrid de Tenis. Compartió palco con la actriz María León, hermana de Paco León. Mucho se especuló sobre la relación entre ambos, pero el se encargó de zanjarlos asegurando que la actriz era tan sólo una buena amiga.

Asegura que no le molesta que le consideren un soltero de oro. Piensa que es un cumplido, aunque él no lo cree. Dice que abandonará ese estado civil “como la mayoría de la gente, cuando encuentre una persona que me aguante”. Simpático, educado, cariñoso, guapo, deportista y con posibles. ¿Se puede pedir algo más a este noble treintañero?